Archive Page 2

A toda máquina

Como desde un patio florecido va saliendo la nouvelle ladronal “Tres Cebollas”, con ilustraciones de mi hermana Julieta. Si quieren, pueden echarle una mirada AQUI.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Reflexiones sobre “ZERO DARK THIRTY”.

ImageHollywood entra en la madurez de la era Obama, y vaya si se nota.La cara más positiva es que en los últimos meses se estrenaron Django y Lincoln, dos películas que hablan explícitamente del problema de la esclavitud. La negativa está dada por producciones como Argo, que también llegó a las pantallas hace poco y nos dejó la sospecha de que hay ganas de convertir las estupideces en hazaña.

Y la prueba definitiva de este clima llega con Zero Dark Thirty, de Kathryn Bigelow, un recuento pretendidamente “fiel” de la cacería que Estados Unidos emprendió luego del 11S con el objetivo de atrapar a Bin Laden.Recapitulemos. Django, como Inglorious Basterds, es una película que habla de la crueldad desde la ironía y desde la pregunta. Incluso el propio Tarantino se hace estallar en mil pedazos, continuando de algún modo con aquel cine incendiado que marcaba el punto cúlmine de su obra anterior. El hecho preocupante de ZDT, en cambio, es que toda la violencia, la humillación y la tortura de otros films vuelve a aparecer no ya como broma, entretenimiento o conflicto social, sino como código comunicacional entre las civilizaciones.

II.

Pienso en Mali. Pienso en Argelia. En Afganistán, Siria, Palestina ¿Cómo nos estamos comunicando con estas sociedades? En el film de Bigelow, a cada atentado le corresponden más torturas. A cada tortura, un nuevo atentado.

La saga sobre el rastreo y el asesinato de Bin Laden -narrada en un molde tan claramente pequeñoburgués como es el “enredo de oficina” al mejor estilo “Secretaria Ejecutiva”- utiliza la crueldad como elemento paisajístico y como moneda de cambio. El hecho de que la protagonista sea una mujer, por otra parte, embarra la cancha ideológica con un tufillo a feminismo de revista Cosmopolitan. Ya hablaremos de eso.

En todo caso lo peor es que ZDT sugiere que si el objetivo es cazar terroristas, entonces la tortura puede ser útil. Dependiendo de su estómago, cada quien puede tragarse o no ese sapo. La indignación, no obstante, se hace inesquivable ante determinados silencios.

El film podría contar -por ejemplo- que la muerte del supuesto líder terrorista no hizo menguar en nada el miedo en este lado del mundo. Contar que el torturador -a medida que se entierra en las profundidades de su oficio- corre el peligro de caer más bajo que el peor de sus torturados.

Ninguno de esos planteos está en la peli.

III.

Toda la primera parte de ZDT es en sí misma un acto terrorista contra los espectadores del “Tercer Mundo”.

Se sabe que antes de proceder a la tortura propiamente dicha, los torturadores medievales mostraban las “herramientas” a sus víctimas, y les aseguraban que si confesaban no llegarían a usarlas. ZDT hace lo mismo. Mete al espectador en una sala de torturas que sirve como espectáculo ejemplarizante para los que estén pensando en rebelarse.

“Nosotros ganamos la guerra y tú la perdiste, y ésto es lo que les pasa a los que pierden, dude”, dice el torturador-estrella del film; un canchero yanqui capaz de obligarte a dar ladridos de perro -collar incluido-, meterte en una caja de un metro cuadrado durante días o someterte sin piedad al “submarino”. Minutos después de hacer todo eso, este supuesto “loquito” charla con la heroína de la película -que está con él en la mayoría de las sesiones- acerca de la necesidad que tienen ambos de tomarse unas vacaciones.

–Las necesitas, dude.

Nunca se dice que estos mecanismos de tortura son parte de un protocolo sistemático y explicitado al detalle que fue aprobado por las máximas autoridades de los Estados Unidos. Tampoco se explica, ni siquiera anecdoticamente, qué es lo que motiva a los miembros de Al Quaeda y al resto de los grupos que el imperio enumera como “terroristas”. Lo único que los personajes dicen es “con ellos (con los terroristas) el dinero no sirve: son radicales”.

Como si no se pudiera ser un radical del dinero.

La segunda parte parece más documental. Otra trampa. Estamos ante una jugada astuta, porque esa pretención de “verdad” se produce alrededor de un tema sobre el que no hubo certezas. La prensa nunca vio el cuerpo de Bin Laden. Es más: en la foto de su muerte que se mostró al público, el photoshop se floreaba por los cuatro costados.

“Esto es lo que ocurrió”: estamos ante un intento de reemplazar las fuentes informativas de la opinión pública. El rol que hasta hoy cumplió la prensa es ahora copada por el cine. En criollo, eso significa el reemplazo de los noticieros y los periódicos por las películas.

IV.

Según ZDT, lo fundamental es que se atrapó a Bin Laden, y que esa maravilla se consiguió gracias a la insistencia de una heroína sumamente malcogida que -a falta de otra poronga- se obsesionó casi eróticamente con conquistar, poseer y someter a uno de los cuerpos más deseados y odiados en la historia de Occidente.

Hace algunos años tuve la suerte de entrevistar a Jack Fuchs, un sobreviviente del campo de concentración de Auschwitz que vive en Buenos Aires. El viejo me invitó a almorzar y le debo haber arruinado la comida con tantas preguntas. Supongo que por eso me soltó una frase que voy a guardar para siempre y que a lo mejor sirve para entender qué es lo más preocupante de films como ZDT:

–“No me pregunte a mí. No pregunte tanto a las víctimas, porque una víctima se fabrica en quince minutos. Yo ahora agarro un palo, empiezo a pegarle y usted en media hora será un animalito asustado. Se lo garantizo. El verdadero enigma está en el verdugo, que para llegar a hacer lo que hizo pasó por un período largo, en el que llegó a pensar como piensa y a sentir como siente”.

 Una crítica que me pareció interesante, ACÁ.

Twitter: directo desde la cabina

  • "Este rumor que se siente no es de lluvia. Ya hace mucho que no llueve. Se han secado las fuentes y el polvo se... fb.me/xyVV1xq3 22 hours ago
  • Después que no vengan Rajoy ni el Rey a darnos clases de democracia a los sudamericanos. 1 day ago
  • Los que anden por Mendoza el viernes pueden acercarse para conocer este nuevo proyecto del que soy parte. Entrada... fb.me/3bLRfOxmz 6 days ago

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: