Seres legendarios que conocí por azar

Suena un poco extraño decir que son a la vez legendarios y poco conocidos. Tal vez debería decir que son “poco conocidos para mí”.

Descubrí a estos personajes míticos hace varios años, y hoy los reencontré en las anotaciones de un viejo cuaderno perdido en el fondo del cajón.

  • En Yakutia, Siberia, los pobladores se enfrentan a uno de los climas más fríos del mundo. Tanto, que hay quien recomienda no tocar las superficies metálicas, porque la piel

    Supongo que los Abaasy serán más o menos así.

    se adhiere con la fuerza que dan los más de sesenta grados bajo cero que acarrea el invierno. Esta gente cree que existen los Abaasy, seres que viven en un reino subterráneo donde dormina Arson Duolai, el señor de los muertos. Todos los vecinos de ahí abajo comparten una característica: tienen al menos una parte del cuerpo de acero y les gusta raptar mujeres.

  • Los Abatwa, en el sur de África, son tan chiquitos que se esconden detrás de las briznas de pasto. Hay quien llama así a los pigmeos, pero

    Abatwa en pleno viaje.

    en realidad los Abatwa del mito son mucho más pequeños. Viven en zonas montañosas, aunque son nómades. Y montan sobre los insectos, salvo cuando andan apurados.    En esas ocasiones, se suben en grupo a los caballos, formando una fila que va de la cabeza a la cola. Si el viaje se prolonga, empiezan a devorarse al animal.                                                                                                                             Los zulúes tienen un protocolo para cuando se cruzan con un abatwa. Saben que los petisos son malhumorados y que conocen los secretos de la flecha envenenada. Y saben, también, que lo primero que los chiquitines preguntan a los forasteros es “¿desde dónde me viste?”. Y aquí está el peligro. Porque estos enanitos son seres obsesionados con su estatura, por lo que hay que decirles que uno los vio desde muy lejos, para que no se ofendan. De lo contrario se corre  riesgo de muerte.

  • Un poco más al norte, en Angola, están los Kishi. Tienen dos caras. Una es la de un tipo especialmente pintón y de pelo largo. Del lado de atrás, en cambio, están las fauces de una hiena. Los kishi asisten a los bailes, seducen muchachas y, en el momento indicado, giran la cabeza y atacan con sus dientes de carnívoro. Como tantos y tantas.
  • El Kumbhakarma, de la India, es un gigante que mide 420.000 metros de altura. Es mudo, porque los dioses le ataron la lengua. En consecuencia, lo único que es capaz de decir es “tengo ganas de dormir”. Cada seis meses despierta, y entonces…
Anuncios

0 Responses to “Seres legendarios que conocí por azar”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: