Prólogo de una vieja historia

Si lo recuerdo, lo vivo de nuevo. El siseo de sus piernas rozando la tela, el juego de esos pies que aplastan hojas en la distancia y las luces color crayón erizan mis sentidos.

Me sacan del vacío.

Ahí viene. Cuando la distingo -apenas alterando la línea de horizonte- con su canasta de mimbre y en zigzag por el sendero que abre la espesura, sé que tengo que poner manos a la obra.

Manos, je.

Entonces voy hasta lo de la vieja y hago mi parte antes de que la piba -que le trae alimentos y que indefectiblemente llegará distraída- asome en el umbral.

Nobleza obliga, la pobre vieja colabora. Siempre está en su cama y sola. La última vez hasta me dejó unos escones en la mesa, para cuando terminara de engullir su carne magra. Me da lástima. También debe estar podrida de que esto siga reiterándose con precisión de maquinaria.

Así que me limpio la sangre y espero. Y entra ella, la Colo, dispersando con su pelo espiralado los aromas que le fue rociando el bosque. Ella, que seguirá teniendo la misma inocencia hasta que ya ninguno exista.

Me saluda y suspira: “abuelita, ¡que dientes largos tienes!”.

El resto lo saben. “Para comerte mejor” y bla bla. Me como a la pendeja. Entera, de un mordisco. Viene el cazador, me encuentra dormido, abre mi panza, mis dos víctimas salen por el tajo (¡vivas!) y agonizo relleno de las piedras que los tres me han metido adentro.

Muero. En realidad no es “muerte” la palabra. Caigo en esta nada sigilosa. Agazapado, hasta que otro niño les pida un cuento y ustedes elijan despertarme.

Anuncios

0 Responses to “Prólogo de una vieja historia”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: