Mendoza

Volver es esperar que todos duerman,

el vino todavía en mi mano.

Sentarme solo,

frente a una ventana

que está al lado de la que fue mi cama.

Y

(entre el ronquido de mi hermano

y las patas inquietas del perro, que sueña)

descubrir a aquella misma estrella

que flota en el lugar exacto

en el que la dejé cuando era niño.

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s