Gallegas en Pijamas. Capítulo I.

¡Reserve ya la colección!

–Dnd tas?

–Aka en ksa. Fndido x laburo. Ttanbdo de drmir.

–Tas raro. Ya spcho lo obvio. Buen, no te jdo más. Spero explicaciones.

Maldita sea la gente que se enoja por SMS. Apreté dos o tres botones con bronca, puse el despertador del celu a las 7.30 y cerré la tapita como quien da un portazo en miniatura. Ah, descansar. Después del quilombo del sábado necesitaba descansar. Y mucho.

A las cuatro de la mañana oigo que me golpean la puerta ¿Quién carajo? Puerta: “zoy tu vezina de al lao”. “Que voz de trolo que se le ha puesto al portero”, dije para mis adormecidos adentros. Después me resfregué la cara y caí: había visto a la española de reojo esa misma tarde, ella llegando con una mochila Doite de quinientos mangos y yo con la bolsa del súper. Vivimos en el mismo piso pero no nos conocíamos más que de cruzarnos. Hace unos meses alquiló acá en el edificio y se fue a hacer la Ruta 40, con sus amigas. Nunca entendí porqué alquilaba y se iba. Tampoco había alcanzado a escanearla bien, y ahora se me complicaba todavía más porque estaba sin los lentes y dormidísimo.

Abrí y traté de hacer foco. Cuando lo conseguí ví que estaba frente una horda de gallegas completamente borrachas. Hacían equilibrio igual que si mi pasillo fuera el Samba del Ital Park. “Mira, que me he dejao las llaves adentro de mi depto y no puedo entrar”, balbuceó la vecina.

–Además nos han quedao unas amigas abajo y no tenemos con qué abrirles– mandó otra, con la mandíbula pendiendo de un hilo. Apenas su cerebro volvió a ser capaz de eslabonar vocablos, me pidió el baño.

Dios. Y yo con el lavatorio lleno de pelos porque ese día me había afeitado y tenía fiaca de limpiar. Por no hablar del inodoro, claro. Encima me había puesto una remera de Woody Allen que uso sólo para dormir (porque me hace cara de Chanchito Feliz). En realidad, la remera es de “Manhattan”. Correspondía a una historia de vecinos. Pero definitivamente no sumaba.

Mandíbula batiente entró al baño y salió como si no hubiera visto nada. Me acordé del hijo de Jairo, que sigue hablando con onda madrileña aunque vive acá desde que tengo memoria ¿Dónde estaba él, para hacerse cargo de sus muchachas peninsulares? En ninguna parte. Duerme Negrito.Tenía que resolver todo el sudaka proletario.

Bajé. Hubo que arrear más gallegas hasta el ascensor. “Estoy flipando”, tiró una cuando la arrastramos de los sobacos, con sus talones siseando contra las baldosas. Lo mío era equivalente a ser enfermero de trinchera, si los soldados tuvieran tetas. Piso dos, tres, cuatro, cinco, seis. Clink. En realidad subimos al pedo, porque no había forma de entrar si las tías se habían dejado la llave adentro.

“Voy a considerarlas un sueño” dije, haciéndome el interesante y parafraseando descaradamente a Kafka. Rieron.

Y he aquí que en casa tengo una bolsa de dormir bastante aceptable. También sábanas, amén de una colchoneta que uso para hacer yoga copiando los movimientos de un video que bajé de Piratebay. Cuando estaban todas acomodadas en el living, una de ellas me preguntó “¿qué, no vas a dormir a tu habitación?”.

Tuve que explicarle que no existe otra habitación, que estábamos todos en mi monoambiente santélmico. No es mucho. Pero es todo lo que tengo.

En tres segundos empezaron a roncar. De modo que ahí estaban no sé cuantas españolas alfombrando el suelo con sus cuerpos y sus respiraciones agitadas. Abrí la tapita del celu y la luz blanca me iluminó la cara de nuevo. El despertador seguía firme junto al pueblo. A las siete y media había que levantarse. Eran las cuatro y treinta.

Continuará…

Anuncios

1 Response to “Gallegas en Pijamas. Capítulo I.”


  1. 1 Nakin abril 13, 2010 en 3:23 pm

    Muy bueno!
    Espero la siguiente entrega de la historia!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

  • "Este rumor que se siente no es de lluvia. Ya hace mucho que no llueve. Se han secado las fuentes y el polvo se... fb.me/xyVV1xq3 21 hours ago
  • Después que no vengan Rajoy ni el Rey a darnos clases de democracia a los sudamericanos. 1 day ago
  • Los que anden por Mendoza el viernes pueden acercarse para conocer este nuevo proyecto del que soy parte. Entrada... fb.me/3bLRfOxmz 6 days ago

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: