Cinturones

chagall199Apenas abre la puerta, adivinás si vas a cobrar o no. Son cosas que se leen en la cara. Te das cuenta.

Si no es el caso, todo tranquilo.

Si vas a ligarla, agarrate. Te aviso:

lo que preocupa es la hebilla.

Atenti con la hebilla. Cuando no conseguís esquivarla, el dolor destroza las barreras de la infancia.

La niñez puede agujerearse como un queso. Como una remera gastada.

Cualquiera se cae y se hace un raspón. Pero no cualquiera siente Dolor;

(a menos que sepa cómo actúa una hebilla en las espaldas de seis años).

Encima la lastimadura te queda hasta el fin de semana. Tenés que mentirle a la maestra y al vecino.

Sí, la hebilla es lo peor.

No hace falta que te hayas mandado ninguna cagada.

Basta con existir. Ser la causa de doce horas de trabajo.

Se supone que tenés que pagar por eso.

Sin embargo, a la segunda o tercera vez

aprendés a ver el cinturonazo en la cara de los que llegan.

Es castigo suficiente.

Anuncios

0 Responses to “Cinturones”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: