Fin de jornada

pajarito

Hay días en que me levanto desincronizado.

A las siete, golpeo el dedo chiquito contra la pata de la cama. O salgo de las cobijas contento, mirando el sol por la ventana y pensando que no me molesta tanto tener que ir a laburar. Ahí es cuando se me cae la mitad de la yerba al suelo y empiezo a putear.

Puede pasarme, por poner un caso, que me saluda una piba y la respuesta me sale rara. Rara, bah. Chota. En vez de “como andás” me viene un “coemo andés”, esa mano.

No significa que me ataquen los nervios, ni la tristeza. Los motivos por los que uno está en ese estado son indefinibles.

Cualquier psico empezará a tramar chamuyos sobre esto. Repito: no va por ese lado. Yo me refiero a que llega el almuerzo y abro con cuidado extremo una lata de tomate ¡Y me salpica, la hija de puta! Me mancha la camisa. Las posibilidades de salpicadura son mínimas, y sin embargo la gota traza una curva imposible -al mejor estilo Matrix- y termina justo en la tela.

Bebo el jugo -o la gaseosa, o lo que sea- y me atraganto como un pelotudo. Voy a la heladera a buscar una banana para el postre, la pelo y cuando intento embocar la cáscara en el tacho –onda basquetbolista de oficina- no sólo pifio, sino que vuelco los otros desperdicios.

Conforme avanza el reloj, el fenómeno se vuelve más abstracto. Quizá me acuerdo de cosas que no tienen que ver con mi presente.

Quizá me olvido de la hora y me duermo recién de madrugada. Así, desincronizado.

Anuncios

0 Responses to “Fin de jornada”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: