Los chicos del puente

bridgeDicen que los domingos a la tarde se produce el pico en la tasa de suicidios. Dado que no soy muy fan del autokilling, me puse a buscar pelis que abordaran el tema o que al menos reflejaran lo que pasa por la cabeza de los que pretenden volársela.

Así fue como encontré esta verdadera joyita, The Bridge (“El puente”), sobre los que se tiran del Golden Gate. El Golden Gate, para los que no lo tienen, es ese armatoste de cemento que está cerca de San Francisco (sí, el de la foto). Es el lugar del mundo en el que más gente decide boletearse.

En la peli todos los casos están contados con refinamiento y fueron registrados con maestría por Eric Steel. Realmente vale la pena ver el laburo de rescate que hizo este realizador. En una hora y media, consiguió construir una especie de galería de los que por hache o por vé no encuentran cabida en la sociedad.

Uno de los tramos más reveladores lo encontré cerca del final. El plano muestra en detalle la carta con la que se despidió uno de los saltarines:

“En la secundaria fui votado `el que más probablemente triunfará` ¿Qué carajo pasó? A los 50 no tengo dinero, ni pareja, ni casa”.

Bueno. Quizá deberían haberle aclarado en qué momento triunfaría. Tal vez le faltó paciencia al loco. Mirá si le llegaba todo a los cincuenta y uno.

Hablando en serio, esto me disparó mil recuerdos. En el colegio al que fui -uno de esos antros llamados “de excelencia”, adonde se disfraza de institución pública lo que en realidad tiende a ser un reducto de nenes con apellido- hacían estas votaciones todo el tiempo. Se elegía desde “el mejor culo” hasta “el más inteligente”, y muchas mierdas más.

Los profesores nos rejuraban que éramos el futuro del país. Los almaceneros nos preguntaban de política a los quince años, reverenciando “que el pibe estudia en tal lado”. El resultado fue que hubo un porcentaje que hoy exhibe sus blasones en Facebook, pero paralelamente se generó una cantidad alarmante de compañeros que se quemaron demasiado pronto. Algunos se hicieron milicos ultraviolentos, otros terminaron desencantados de todo e incluso hubo quien cayó en mambos místicos más cercanos al porongazo furtivo que a la iluminación espiritual.

Todavía nos falta llegar a los cincuenta. Si lo que viene es lo que creo, el asunto bien valdría un largometraje. Me propongo para dirigirlo: mientras exista el diario de los domingos y un café más o menos decente, yo seguiré de este lado de la cancha.

PD: Y tengo que decir que en la escuela yo fui votado “Mejor culo” por la mayoría femenina. Hoy que la redacción ha calado hondo en mi figura, aquel galardón lejano tiene el agrio sabor de la ironía.

PD2: Hasta ahora encontré sólo versiones en inglés del film. A ver quién se copa y hace unos subtítulos decentes, che!

También lo pueden ver en Youtube. Está en varias partes:

Anuncios

0 Responses to “Los chicos del puente”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: