Lo que la web se dewora

Esto se parece demasiado a otro post. Zafa, no obstante.

Mi mejor amigo de la infancia ganó el Gran Hermano. Lo ubiqué en Facebook y le envié una felicitación, pero nunca me respondió. Así que mejor no hablar de eso. Mejor arrancar diciendo que meterse en una red social es bastante divertido. Sobre todo si uno se acerca a los treinta y se da cuenta de que puede reencontrar, libres de pelo o adornadas con bebés, a las mismas caras que vio cubrirse con acné en otras épocas. Se organizan asados, y hasta hay quien vuelve a hablar –exitosamente– con una ex novia. Ahora bien, pronto llega la primera búsqueda infructuosa y el enigma de los que, por vaya a saber qué razón desconocida, no figuran.

“¿Para qué sirve Internet? –se embronca, acaso exageradamente, el nostálgico–. ¿Para qué, si la compu no arroja el mínimo rastro del amigo o la mujer de quien es existencial y desesperadamente necesario saber?” Abundan, en cambio, chicas y muchachos que mal que mal se acomodaron, que cuentan de sus posgrados y de lo-que-están-haciendo-ahora-mismo en sus perfiles personales. Pero resulta que el melanco regalaría el CPU, el monitor y hasta el dedo meñique por conocer ese retazo de realidad que se le ha escapado a la web.

Entonces ellos –los que no aparecen en los buscadores– empiezan a extrañarse. Peor todavía, su falta de popularidad es espejo del triunfo de los otros. De los relativamente cuerdos. De los capaces de revisar una cuenta o mantener la cantidad de visitas con posteos regulares. De los que se pavonean con su presente y cambian la fotito treinta veces, yendo del Machu Picchu a Italia, siempre siniestramente felices gracias a la sonrisa garantizada que ofrece la tecnología digital.

“¿Dónde están?”, tipea el nostálgico en la barra del buscador de Google. Inmisericorde, el buscador le tira como resultado una nota sobre la NASA y otra de un diario nacional que habla de la reproducción bovina. Y así descubre que hay afectos que se le están convirtiendo, lentamente, en un recuerdo lastimado por el tiempo.

Publicado el lunes en Página12.

Anuncios

1 Response to “Lo que la web se dewora”


  1. 1 Ethel noviembre 1, 2008 en 4:16 am

    Noche insomne en eldesierto.Me encantó este posteo

    saludos de alguien q no encontraras en las redes sociales


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

  • "Este rumor que se siente no es de lluvia. Ya hace mucho que no llueve. Se han secado las fuentes y el polvo se... fb.me/xyVV1xq3 21 hours ago
  • Después que no vengan Rajoy ni el Rey a darnos clases de democracia a los sudamericanos. 1 day ago
  • Los que anden por Mendoza el viernes pueden acercarse para conocer este nuevo proyecto del que soy parte. Entrada... fb.me/3bLRfOxmz 6 days ago

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: