Una de guapos

El sábado pasado el boxeo fue excusa para otra de sus grandes historias. Resulta que en Inglaterra se había venido promocionando desde hace varios meses la figura de Amir Khan, un británico de origen oriental -a la izquierda en la foto- que había sacado medalla de plata en las olimpíadas de 2004 y parecía seguirle los pasos a aquella gran estrella del pugilismo, Naseem Hamed.

Con todo, resulta que apareció un colombiano medio ignoto que lo quería pelear donde fuera. Y el combate se arregló en Manchester, ante miles de fans que no hicieron más que abuchear al hombre de Barranquilla desde que apareció en la sala. El negro que representaba a nuestro continente tiene nombre raro, Breidis Prescott.

En la tele británica el combate fue mucho más divertido de ver, porque las promos mostraban a Khan haciéndose el malo, sólo para pasar publicidades y volver a repetir lo que para muchos era incomprensible.

“Voy a demostrar que este Khan es un nenito de mamá si lo comparás con la vida que llevé yo en mi país”, había dicho en su español aflautado el compatriota de Valderrama. Saquen sus conclusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s