Caretas del progresismo


Lo que sigue lo escribió Javier Olabe, un colega español que acaba de morir a los veintiocho años. Sus brillantes columnas se están publicando en el blog A topa tolondro, y como adelanto pueden echar una ojeada a esto que sigue. Nota mía: caretas del progresismo, abstenerse (o hacerse cargo):

Neoburgueses

Aquellos jóvenes que en mayo del 68 francés buscaban la playa bajo los adoquines del barrio Latino son hoy banqueros, periodistas o empresarios acomodados, y su rebeldía se limita a enmoquetar de colores chillones su dúplex de lujo. Aunque comparten su modo de vida, abominan de la burguesía y de lo que esta representa. Una cuestión nominal, como explica el artículo “Les nouveaux bourgeois” en Le Nouvel Observateur.

Una conciencia narcotizada a base de Chanel nº 5 les recuerda de tarde en tarde quiénes fueron y qué pensaron, por lo que todavía se declaran enemigos del sistema, y lo demuestran solidarizándose con causas tan comprometidas como las ballenas o la independencia del Tibet. Pasan sus vacaciones inmersos en aventuras de diseño por los mares del Sur o en el África subsahariana, a donde llegan en bussines class y regresan con abundante material fotográfico que exhibir en el club de campo. Vuelven enamorados de las culturas exóticas que han conocido, decoran su segunda residencia con “detalles de inspiración étnica” y aprenden a cocinar platos tailandeses para sorprender a sus correligionarios en los cocktails y soirées organizados con frecuencia y desparpajo. Visten con un descuido premeditado, y ocultan las horas de fitness con andrajos de Ralph Lauren. Desprecian la frivolidad de la moda, pero se dejarían crucuficar antes de dejarse ver con calcetines blancos. Han apostatado de su agnosticismo primero , y algunos de su ateismo militante, para profesar una nueva religión, la del chic, que tiene como textos sagrados Casa & Jardín, Vogue y La Revista de Occidente (esta última no se lee, sólo se enseña), y cuyos “mandamientos” son: 1. Comerás las naranjas con cuchillo y tenedor. 2. Leerás a Tom Wolfe hasta la pérdida del sentido. 3. Viajarás a Bali siempre que tengas ocasión. 4. Tu piscina tendrá luces subacuáticas. 5. No serás pobre. 6. No serás viejo. 7. No matricularás a tus hijos en un colegio público, aunque estropeen tu chaise longue preferida. 8. No verás nunca la televisión y lo dirás siempre que puedas. 9. Antes muerto que vestir con chándal. 10. Cuanto más libanesa sea la película, mejor.

Anuncios

0 Responses to “Caretas del progresismo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: