A veces el pulp es la vida eterna

Esta historia la debo haber oído alguna vez. No sé donde. Nunca la leí, aunque sé que está escrita. Puedo probar escribirla de nuevo.

Es una tarde de primavera, en un geriátrico que queda en cierto lugar indefinido de la ciudad. No tan indefinido: por la ventana el viejo ve cómo han florecido los jacarandás, y hasta le llega el perfume de unas flores. El aire es tibio y él sabe –no lo dice mucho, porque pocos le hablan- que se va a ir pronto. Sin embargo mira afuera y recibe el vientito de las cuatro. Se está haciendo el lindo, cósmicamente.

Hay también una chica que trabaja en el lugar desde hace un par de semanas. Es la única persona con la que habla el viejo, quizá porque la mina está buena. Buena en serio: es una de esas provocaciones al equilibrio que misteriosamente pasan desapercibidas para la mayoría.

Ella acaba de llegar y lo ha visto. El único viejo que a los noventa y tantos pide no dormir para quedarse mirando cómo la vida explota del otro lado de la ventana. El que menos chance tiene de estar en el brindis de fin de año.

Sabe que el viejo está enamorado de ella, y el viejo también sabe que ella se ha dado cuenta. Más que eso, el jovato está inspirado. Siente que gracias a las hogueritas de perfume que le deja esa mujer cuando pasa a su lado, al roce de sus tetas cuando le pone la inyección, al gesto tímido con que lo despide, él está teniendo sus últimas floraciones. Ella entiende. Las mujeres entienden todo.

Entonces espera que queden los dos solos –sugerimos que el resto de los internados duermen la siesta-, lo mira a los ojos sin hablar, lo despierta definitivamente y dedica diez minutos de su vida a mostrarle a un alma que existe el paraíso.

El viejo queda detenido para siempre en ese momento de gloria.

Anuncios

0 Responses to “A veces el pulp es la vida eterna”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter: directo desde la cabina

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


A %d blogueros les gusta esto: