El espía en el bar

gothicUn heroinómano entra a un bar de la Rambla. Le dice a un cliente:

–¿Me convidas de tu trago?
–Es que lo compré a medias.
–Bueno, convídame de tu parte.
–Es que mi parte es la de abajo.
–No importa, tengo pajita.

En eso, viene el camarero e increpa al recién llegado.

–Señor, por favor no moleste a la gente. No puede estar aquí si no va a consumir.

El heroinómano lo mira tres segundos. Retruca.

–¡”Consumir”! Qué bien.
–¿qué le sirvo, entonces?–
–Venga, un café.

Cuando el mozo le trae el café, el heroinómano agarra la cucharita y se mete en el baño.

Pasan unos veinte minutos. El café se enfría y el camarero se lleva la taza. Al rato sale del baño el heroinómano. Está visiblemente colocado.

–¿Y mi café?–
–¿Y mi cuchara?–contesta el camarero.

El heroinómano busca en el bolsillo de su camisa y encuentra la cuchara. El camarero la recibe. Vuelve con otro café.

Los parroquianos siguen bebiendo y aquí no ha pasado nada.

O sí: ya es primavera en Barcelona.

A toda máquina

Como desde un patio florecido va saliendo la nouvelle ladronal “Tres Cebollas”, con ilustraciones de mi hermana Julieta. Si quieren, pueden echarle una mirada AQUI.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Directo desde la cabina

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Misiones anteriores

ESTE MES ME IMPACTARON

LIBROS:

-"Cuadernos de un aprendiz de boxeador", Loïc Wacquant.
-"Yo y tu", Martín Buber.
-"Cuentos Orientales", Marguerite Yourcenar

DISCOS:

-Me agarró un zumbido en la oreja y tengo que ir al otorrino.

PELIS:

-"El amigo americano", de Wim Wenders, con Dennis Hopper y Bruno Ganz (1977)

-"El desafío de las águilas", de Brian G. Hutton (1968).


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: